martes, 12 de julio de 2016

"Madrid, entre mi cielo y mi suelo" en la revista MADRID HISTÓRICO

Hola querid@s Cielisuelistas. ¿No habréis pensado que esto había acabado?. Pues no, sigo al pie del cañón, lo que sucede que ahora mismo estoy  enfrascado en otro proyecto, que absorbe el 200% de mi tiempo, el cual no puedo dedicar al blog, y por eso he estado dos meses sin enseñaros mi punto de vista de la capital. Pero no os preocupéis, cuando este nuevo proyecto se lleve  por fín a cabo, volveremos a vernos.

¡Ah!, ¿que cual es el proyecto? Bien, os lo contaré en secreto, pero no se lo digáis a nadie. Estoy escribiendo una especie de novela-historia-aventura sobre Madrid, desde su creación hasta nuestros días y, todo ello, narrado por un gato intemporal que nació en la construcción de la muralla árabe... pero no os cuento nada más.


El motivo de este paréntesis en la ausencia, es una gran noticia para mí y mis seguidores, vosotros, pues un artículo de este blog, "Descubriendo San Antonio de los Alemanes", ¡¡¡¡HA SIDO PUBLICADO EN LA REVISTA BIMENSUAL "MADRID HISTÓRICO"!!!!. Lo podéis encontrar en el número 64, correspondiente a los meses de julio/agosto 2016. Quiero dar las gracias a su Director, Miguel Tébar Pérez, así como a la persona que me solicitó el artículo, el miembro del Consejo Editorial, mi tocayo de nombre y apellido Manuel García del Moral Escobedo, alque muchos conoceréis por la entrevista que mantuve con él en la sección Madrileñistas, y por su fantástico blog, Secretos de Madrid, del que es autor.


El reportaje, tanto texto como fotos, se ajusta a la perfección al que hay en este blog, con una salvedad, un error completamente achacado a mi despiste, pues obvié citar las fuentes de información que tanto me sirvieron al realizar el artículo, sobre todo en sus primeros párrafos, que obtuve del magistral blog "Arte de Madrid", uno de mis preferidos, publicado por Mercedes Gómez, en su trabajo "La Hermandad del Refugio" (https://artedemadrid.wordpress.com/2010/01/27/la-hermandad-del-refugio/) Siento el despiste, y espero no haber causado ningún daño moral a su autora, de la cual soy un fiel seguidor.

Bien, querid@s Cielisuelistas, me despido de vosotr@s, y la verdad, no sé exactamente hasta cuando, pero espero que sea lo antes posible, aunque, la verdad, no creo que sea hasta el mes septiembre. Un saludo y BUENAS VACACIONES
Manolo G. Sanahuja

lunes, 9 de mayo de 2016

Descubriendo la Cripta de la Catedral de la Almudena





Hola querid@s Cielisuelistas. Hoy tenía previsto mostraros los encantos de la ermita de San Antonio de la Florida, cuyos techos están decorados con unos maravillosos frescos de Goya, pero no he podido obtener del Ayuntamiento de Madrid, los permisos pertinentes para realizar las fotos y el video, por lo que he decidido, de momento, no realizar el reportaje. A cambio, os enseño mi penúltima sorpresa de Madrid. Un lugar que ha estado ahí siempre, que sabía que existía, pero nunca había tenido la intención de visitar, porque desconocía su belleza y sus características. Amig@s, hoy os “descubro” la Cripta de la Catedral de la Almudena.


Historia

Antes de nada, hay que rebuscar en la Historia de Madrid, y cerciorarse de quién fue el impulsor de la construcción de una catedral digna de una villa como Madrid. Los primeros intentos corrieron a cargo de Carlos I que, agradecido a la Virgen de la Almudena por la curación de su enfermedad, consiguió del Papa León X, el 23 de julio de 1518, una Bula para elevar a catedral la iglesia de Santa María, aunque sus intentos no progresaran debido la resistencia opuesta por el cabildo de Toledo.


Tras él, hubo otro intento fallido por parte de su hijo Felipe II, que ya había constituido a Madrid como capital del Reino, pero como la Archidiócesis de Toledo era entonces muy poderosa, no podía consentir que le hicieran sombra, y la intentona fue infructuosa. Felipe III, su sucesor, el rey piadoso, consigue un acuerdo con el Concejo para adquirir unos solares frente a la Iglesia de Santa María para que allí se construyese la nueva catedral. Además, consiguió que el papa Clemente VII le otorgase una Bula, pero de nuevo volvió a toparse con la intransigencia del cardenal de Toledo, Sandoval y Rojas. Más tarde, Felipe IV junto con su valido el Conde-Duque de Olivares, quisieron poner en marcha la construcción de una nueva catedral e incluso llegó a ponerse la primera piedra el 15 de noviembre de 1623, pero se detuvieron las obras al cabo de tres años por falta de presupuesto.


Ya nos tenemos que remontar hasta finales del siglo XIX, cuando la reina Mercedes, tras recibir a la Junta de la Congregación de la Real Esclavitud de Santa María de la Almudena, fundada en 1640, instó a su esposo, el rey Alfonso XII, para la cesión por parte de la Corona de los terrenos necesarios para iniciar esta obra. Como falleció prematuramente a los dieciocho años, el rey, en recuerdo de su esposa, se encargó personalmente que ese deseo fuese conseguido, y el 4 de abril de 1883, puso la primera piedra del templo actual.


El arquitecto oficial encargado de levantar los planos, nombrado por el cardenal Juan Ignacio Moreno y Maisanove, arzobispo de Toledo, de acuerdo con el rey, fue Francisco de Cubas y González de Montes, luego marqués de Cubas, quien proyectó un gran templo de estilo neogótico francés, con orientación norte-sur para que su fachada principal mirase a la de Palacio. Pero del proyecto inicial, solo pudo realizarse la Cripta. Al fallecimiento del marqués de Cubas, le sustituyó su ayudante don Miguel Olavarría Zuaxuabar entre 1899 y 1904 y a su muerte en 1904, Enrique María Repullés y Vargas terminará la Cripta catedralicia, la mayor de España, y que fue inaugurada el 31 de mayo de 1911. 


La Cripta

El estilo de la cripta es neo-románico con influencias bizantinas. Destacan sus 558 columnas, pero especialmente, las cincuenta columnas monolíticas, en la nave central y el crucero, de gran tamaño, 3,28 m. de altura y 2,20 de perímetro y gran calidad de la piedra.


Tiene planta de cruz latina y una nave central con intercolumnios que forman dos naves laterales muy estrechas y otras dos naves laterales, ya de anchura normal En la construcción de la cripta se emplearon unos 16.000 m3 de piedra de Chao Maças (Portugal).


La entrada de la Cripta está a la altura del número 52 de la calle Mayor, en el inicio de la Cuesta de la Vega. Su fachada exterior es de estilo neorrománico. Tiene una escalinata que conduce a la triple puerta de entrada con arcos de medio punto, el central algo mayor que los laterales. Sobre este primer cuerpo discurre un segundo con siete ventanales de arcos de medio punto peraltados, con una decoración de modelos y formas de tipo medieval. 


El acceso, a través de un pequeño atrio decorado con vidrieras, se hace por la girola, donde lo primero que vemos es una pila de agua bendita, enmarcada entre columnillas que sostienen un bonito tímpano con ángeles en oración.


Las capillas están ricamente decoradas y constituyen una espléndida muestra de arte funerario de principios del siglo XX. Voy a relataros someramente cada una de ellas y, a decir verdad, son realmente espléndidas en belleza y ornato. Empezaré por la derecha según se entra desde la calle, que corresponde al lado del Evangelio de la cripta.


La primera capilla, cerrada, pero que se ilumina, está dedicada a Nuestra Señora de Vallivana, que se venera en la ciudad de Morella (Castellón) y sus fundadores fueron don Ramón Pallarés y Prats, y su esposa Antonia González Pérez. El arquitecto fue Repullés y Vargas, y la construyeron Algueró y sus hijos.


La segunda capilla está bajo la advocación de San José, fue fundada por José Martí Prats y Pilar Colás Eguía, y sobre los sepulcros de los fundadores, a cada lado de la capilla tiene bellos relieves de Benlliure, con la Resurrección y la Virgen sacando las Ánimas del Purgatorio, realizados en mármol blanco. La siguiente, muy simple, está dedicada a San Antonio. Es propiedad de la familia Alonso de Santeiro Aspuru.


En la zona del crucero está la entrada a la sacristía y, a su lado, dos altares dedicados al Santísimo Cristo del Buen Camino, de talla moderna y a la Virgen de la Flor de Lis. Esta es una de las “joyas” de la cripta. Es una pintura mural descubierta en 1623. Se dice que puede ser la imagen que Alfonso VI mandó pintar después de la reconquista de Madrid en 1085, para que el pueblo la venerara hasta la aparición de la imagen de Santa María de la Almudena, al parecer inspirándose en el rostro de su esposa Dª. Constanza, hija del rey francés Enrique I, y colocando en su mano una flor de lis, posiblemente en honor de la procedencia de esta reina. En el año 1834 los Jardineros de Madrid la nombran su Patrona. Desde 1868 hasta 1911, la Virgen de la Flor de Lis acompañó a la Virgen de la Almudena a la iglesia del Sacramento y luego volvieron a la cripta de la Catedral tras su inauguración.


Desde aquí, todo el pavimento de la cripta está enlosado con decenas de lápidas correspondientes a personajes importantes, algunos de la aristocracia, e incluso a los príncipes de Baviera. Entre los más conocidos están el arquitecto de la Almudena, Fernando Chueca Goitia y su esposa; el ministro de Franco, Federico Silva Muñoz y señora; o Cristóbal Martínez Bordiú, marqués de Villaverde.
     

Siguiendo el camino, la próxima capilla está dedicada a la Santa Faz, fundada por la familia Romillo y Ladrón de Guevara, es muy curiosa por su decoración neoclásica y bonitas vidrieras. Las próximas dos capillas son las más recargadas y pomposas. Están decoradas con mármoles, bronces y mosaicos. La primera de ellas, está dedicada a la Resurrección del Señor y destinada a los sepulcros del arquitecto y alcalde de Madrid, marqués de Cubas y de su esposa Matilde de Erice y Urquijo. La segunda es la capilla de la Anunciación con más sepulcros familiares. Ambas capillas están cerradas.


Sigue la Capilla de la Virgen de los Dolores perteneciente a la familia de los marqueses de Urquijo. Es de estilo neomudéjar. La última de las capillas de este lado es la del Santísimo Cristo Crucificado, de la familia Trueba Barquín, con un precioso retablo.


Al fondo, a los pies de la nave central, se encuentra el monumento de la familia Soto y Alba. Sobre una gran plataforma, a la que se accede por unas escaleras, hay un majestuoso túmulo funerario formado por seis ángeles que portan el féretro. Todo acotado por cancela de mármol y en rejas en los laterales. En el fondo hay unas llamativas pinturas murales, muy coloridas, con la Asunción de la Virgen rodeada de ángeles músicos.


La primera capilla del lado de la Epístola está dedicada al Sagrado Corazón y a la Inmaculada Concepción, de la familia Peña Boeuf. Siguen la Capilla de la marquesa de San Juan dedicada a San José, San Juan y a la Virgen con el Niño y la de las familias Lanuza, Yravedra y Figueroa, dedicada a los santos madrileños Isidro, Mariana y Dámaso, con vistosos mosaicos y vidrieras.


La más interesante de esta zona es la Capilla de los condes de Santa María de la Sisla, dedicada a la Sagrada Familia, cuya decoración es obra de Mariano Benlliure.


En el brazo del crucero, nos encontramos, adosado al muro, con el enterramiento de los condes de San Esteban de Cañongo y a su lado la Capilla del Santísimo Sacramento, que era el lugar elegido inicialmente para el enterramiento de la reina Mercedes donde el marqués de Cubas había proyectado alzar un grandioso mausoleo que finalmente no se llegó a realizar al ser llevado el cuerpo de la reina al monasterio de El Escorial. Es una capilla dedicada a la oración por lo que no quise molestar haciendo fotos. Sólo realicé unos segundos de vídeo, pues al filmar, no se hace ruido y no impide el recogimiento.


La capilla tiene, al fondo una gran imagen sedente de San Fernando Rey, obra moderna de Federico Coullat-Valera y a ambos lados del crucero, sendos óleos, uno antiguo de la Virgen de la Paloma, de la escuela madrileña del siglo XVII, debajo del cual se encuentra un cristo yacente que sigue el modelo de los tallados por Gregorio Hernández, y otro moderno de la Virgen de la Almudena.


La siguiente capilla compartida está dedicada a dos vírgenes, Nuestra Señora de las Cruces, patrona de Daimiel, por la familia Jiménez de los Galanes y la Encarnación por la familia Tejada-Espínola. La última capilla, de la Virgen del Carmen, corresponde a la familia de José Trobo.



En este lado de la girola hay dos capillas más, la dedicada a Nuestra Señora de Guadalupe, de la familia García Diego y la del Cristo de la Buena Muerte y Nuestra Señora de los Dolores, de los marqueses de Maltrana y condes de Gustarredondo, obra de Repullés y Laredo.


En el centro de la capilla mayor, sobre un pedestal, hay un conjunto escultórico presidido por el Sagrado Corazón de Jesús, en el centro, flanqueado por una réplica de la imagen de la Virgen de la Almudena, tallada en 1949, colocada a su derecha y San Isidro Labrador, a su izquierda.




Hay que destacar que la visita a la cripta va acompañada de una suave música sacra que suena continuadamente. Esto, junto a la colorida luz que entra por las vidrieras y a la grandiosidad de la arquitectura, contribuye a crear una atmósfera misteriosa y mágica que sobrecoge y envuelve a quien visita el templo.

Querid@s Cielisuelistas. Os ruego encarecidamente que no dejéis de visitar esta maravilla de la arquitectura y el arte funerario, es realmente impactante. Ya sabéis que tenéis que entrar por la calle Mayor, 52. Y ya sólo me queda citaros para el próximo 23 de mayo en que os “descubriré” otro de los maravillosos lugares de Madrid. Os espero no faltéis y recordad… ¡PASO LISTA!

Manolo G. Sanahuja
Créditos y fuentes:
Texto:    + Manolo G. Sanahuja (MadridEMCYMS) 
              + Notas facilitadas por la Parroquia de Nuestra  Señora de la Almudena  
              + http://manuelblasdos.blogspot.com.es
              + http://viendomadrid.com
Fotos y vídeo: + Manolo G. Sanahuja (MadridEMCYMS)

lunes, 25 de abril de 2016

Descubriendo la Basílica de San Miguel





Hola querid@s Cielisuelistas. Nos adentramos en el Madrid de los Austrias, pero no para tapear, no, sino para enseñaros otra de las maravillas de la ciudad, pues hoy os “descubro” la Basílica de San Miguel, en la calle de San Justo.

lunes, 18 de abril de 2016

Descubriendo el Palacio de Fomento




Palacio de Fomento (Ministerio de Agricultura)

Hola querid@s Cielisuelistas. Volvemos de nuevo a finales del siglo XIX para adentrarnos en la administración de la época, pues hoy os “descubro” el Palacio de Fomento, antiguo Ministerio de Fomento, y donde actualmente se encuentra el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

lunes, 11 de abril de 2016

Descubriendo el Teatro Real



Hola querid@s Cielisuelistas. Quitaos los auriculares y dejad de escuchar música disco o electrónica, y preparaos para presenciar una ópera del más exquisito estilo, pues hoy os “descubro” los entresijos y recovecos del Teatro Real. Ya sabéis lo que dijo Richard Gere en “Pretty Woman”, “La reacción de la gente la primera vez que ve una ópera es muy espectacular, o les encanta o les horroriza. Si les encanta será para siempre, si no, pueden llegar a apreciarla, pero jamás les llegará al corazón.