jueves, 2 de abril de 2015

Algo interesante... Ikebana, filosofía floral japonesa en casa

Hoy nos introduciremos en el apasionante, relajante y bello mundo del IKEBANA. Recuerdo cuando mi primo Pablo me dijo hace unos años, “me he apuntado a una escuela de ikebanas”. Mi cara fue un poema, ¿qué era eso?. Imagino que a alguno de mis seguidores les habrá sucedido lo mismo. Pero salgamos de dudas.
Foto realizada por Pablo Sanahuja para EMCYMS

El Ikebana es el antiguo y tradicional arte japonés del arreglo floral. Etimológicamente hablando, podríamos descomponer la palabra Ikebana en dos partes: "ikeru" (como conservar vivo, colocar) y "bana" (flor), con lo que traducimos como "flor viva colocada"; también se conoce como "kado" (el camino de las flores).

Esta práctica consiste en la composición de arreglos florales, usando flores, frutos, ramas, semillas... Es un arte y una filosofía de siglos, y aunque cualquiera puede intentarlo, si uno no los realiza bajo la filosofía japonesa jamás podrán considerarse como verdaderos Ikebanas. El Ikebana es un arte, arte pleno de historia y tradición, pero no por ello anticuado y obsoleto; se ha ido renovando con el paso del tiempo, adaptándose al avance de la civilización, de las ideas, de los cambios sociales...
Foto realizada por Pablo Sanahuja para EMCYMS

Los primeros arreglos florales o Ikebanas fueron realizados por monjes budistas en el siglo VI D.C., en un principio surgen como una necesidad religiosa para adornar los templos y altares y efectuar ofrendas; los primeros datos escritos en poemas o ensayos, alabando la belleza de las flores en recipientes se remonta al siglo X, en el Kokin Waka Shu (libro de poesía)"...en un recipiente coloca una rama de ciruelo en flor..."; destacando la difusión, a través de la alta sociedad aristocrática japonesa, del interés por el disfrute de los adornos florales. Posteriormente se usa como fondo decorativo para la ceremonia del té (chabana), popularizando los arreglos florales por motivos no religiosos, extendiéndose más tarde esta práctica a las casas particulares.

Foto realizada por Pablo Sanahuja para EMCYMS
El antiguo arte del Ikebana trata de eso precisamente, del arte del arreglo floral como filosofía acerca del paso del tiempo. El Ikebana recuerda al que lo practica el paso del tiempo, ya que no se puede acceder a las mismas plantas en cualquier estación. El hecho de que las obras sean efímeras lo convierten en un acto ideal para la reflexión acerca del paso del tiempo y su inconsistencia, trata de motivar no sólo la introspección y meditación por parte de quien manipula las flores y ramas, sino que pretende aportar a quien mira unos ciertos "equilibrios" y conceptos.

Aunque muchos de mis seguidores lo podéis pensar, el Ikebana no es un simple hobby o pasatiempo, no solo tiene una finalidad estética y decorativa, también es modo de meditación y relajación, una auténtica terapia y forma de abstracción, una puerta de evasión del agitado mundo, que hace posible que tengamos y disfrutemos de un trocito de naturaleza dentro de nuestro propio hogar.

Foto realizada por Pablo Sanahuja para EMCYMS
Aquí habéis visto algunos ejemplos de ikebanas realizados por Pablo Sanahuja (sí, es mi primo), auténtico artista, casi maestro, realizador de estas maravillas, y sin el cual, no podría haber realizado este post. Si queréis saber más acerca del MUNDO IKEBANA, no dudéis en consultar su blog http://ikebanartefloraljapones.blogspot.com (que próximamente nos “visitará” en otro apartado de este blog) y allí podréis disfrutar de toda la filosofía floral japonesa.

Manolo  G. Sanahuja y Pablo Sanahuja

5 comentarios:

  1. Como son los japoneses, cuidan hasta el último detalle!!! Me ha encantado el post y me ha parecido muy interesante esta técnica, perfecto!!
    Bajoelsombrerodesusan

    ResponderEliminar
  2. Gracias Susanita. Si quieres saber más, visita el blog de mi primo

    ResponderEliminar
  3. Ohhh me ha encantado!!!!! Si tuviera mas tiempo seguro me aficionaba a este arte. :)

    ResponderEliminar
  4. Me rechifla! Es todo un arte! Me encantaría aprender... Algún día...

    ResponderEliminar
  5. Muchísimas gracias Manuel; me ha gustado mucho el artículo; además muchas felicidades y enhorabuena por tu blog.

    ResponderEliminar