lunes, 13 de julio de 2015

Algo de Madrid… Paseo por el Centro de Madrid (I)

Torre de Madrid y Edifico España en Plaza de España. Foto propiedad de eldiario.es
Hola, queridos Cielisuelistas. Un día más nos vamos de paseo, esta vez por el Centro de Madrid, para conocer algunos rincones interesantes. Hoy recorreremos una de las rutas típicas que suelen hacer todos los turistas cuando pisan por vez primera la Capital. Este es uno de los trayectos que, como os dije otras veces, hago con “mis” rusos cuando vienen a conocer la ciudad. Nuestro inicio está en el monumento del Oso y el Madroño, del que ya os relaté en el post de la Puerta del Sol. De ahí subimos caminando por la calle Montera, una de las calles comerciales por excelencia de Madrid, y que antaño fue, junto con las vías aledañas, refugio de la prostitución y los bajos fondos de la capital, aunque en la actualidad, siguen estos conviviendo con los miles de turistas que pasean por su “peatonalidad”, aunque en menor escala y “peligro”.
Edificio de Telefónica. Foto propiedad de abc.es 
Al final de esta calle está la llamada por los castizos, Red de San Luis, que no es otra cosa que el ensanchamiento de esta vía a modo de plaza, y donde estuvo localizada una de las antiguas y “modernas”, para su época, estaciones de Metro, precisamente la que llevaba el mismo nombre. En su encuentro con la Gran Vía, podemos cruzar a la calle Fuencarral, donde empieza el Barrio de Chueca, símbolo de la libertad y tolerancia del Pueblo de Madrid, a través de los 20 metros de paso de peatones, que lo convierten en el más ancho de España, y con un caudal de 24.000 viandantes al día. Pero hay otra atracción más en esta “pseudo-plaza”, pues justo enfrente de la calle Montera, y haciendo esquina con Fuencarral, nos encontramos, en la Gran Vía, con el edificio de Telefónica. Fue diseñado y construido por el arquitecto Ignacio de Cárdenas Pastor, entre 1.926 y 1.929, y fue el primer rascacielos construido en España y uno de los primeros de Europa. Tiene 89,30 m de altura, distribuidos en 15 plantas, de techos altos, y desde sus inicios albergó tanto las oficinas de la Compañía, como equipos de telecomunicaciones y conmutación.


Plaza de Callao. Foto propiedad de mimi-gallery.com
Bajamos ahora por la Gran Vía, y nos vamos encontrando multitud de tiendas de moda, y gran cantidad de establecimientos modernos de hostelería, en el tramo que antaño estaba repleto de salas de cine, cuya utilización ahora es bien distinta. Y llegamos a la Plaza de Callao, actual lugar de encuentro de muchos madrileños y foráneos, facilitado por su peatonalización, pues hasta hace unos años, este lugar era el punto de destino y comienzo de numerosas líneas de autobús, lo que imposibilitaba admirar su belleza y disfrutar de este amplio y práctico espacio. En esta plaza confluyen, aparte de la Gran Vía, las calles de Carretas, Carmen, Postigo de San Martín y Jacometrezo, lo que supone un increíble desahogo para estas vías tan comerciales y turísticas. Aquí se encuentran todavía dos de los cines más antiguos e importantes de Madrid, el Cine Callao, llamado ahora Cines Callao City-Lights, y el Cine Palacio de la Prensa, ahora Cine de la Prensa City-Lights.

La Gran Via desde Gourmet Experience. Foto propiedad de es.wikipedia.org
En uno de los lados de la Plaza, nos encontramos con el edificio de la FNAC, y el de El Corte Inglés, ambos adquiridos tras el descalabro de la empresa Galerías Preciados, pues eran sus tiendas insignia. Precisamente el de El Corte Inglés, se ha convertido en uno de los lugares más concurridos de Madrid en los últimos años, pues en su noveno piso han creado el llamado “Gourmet Experience”, un espacio que ocupa toda la  planta, repleto de “tiendas” de restauración y delicatesen, así como una zona con mesas y sillas para la degustación de productos, y un pequeño bar de copas con música, al lado de la terraza, y un mirador donde se pueden disfrutar de las mejores vistas de la parte inferior de la Gran Vía y de la Plaza de España, así como de la parte Noroeste de Madrid hasta donde llegue nuestra vista sobre el horizonte. Una de las cosas más fotografiadas desde este mirador, es sin duda, el cartel luminoso anunciando la marca “Schweppes”, situado en el edificio Carrión, uno de los “monumentos luminosos” más conocidos de la Capital, y que fue indultado, junto con el Tio Pepe, de la Puerta del Sol, el del Firestone, en la calle Alcalá, y el de BBVA en Nuevos Ministerios, cuando una Ordenanza del Ayuntamiento en 2.010, prohibió la utilización de este tipo de letreros en Madrid.

Uno de los musicales que se representan en la Gran Via. Foto propiedad de elreyleon.es
Seguimos bajando por la Gran Vía, y nos encontramos ahora en lo que se ha denominado el “Broadway Madrileño”, pues muchos de los innumerables cines que en esta parte de la calle se encontraban, han sido reconvertidos en Teatros donde se representan a lo largo del año los mejores musicales que existen actualmente en el mundo y que han aumentado más, si cabe, el prestigio artístico de esta encantadora, variopinta e insomne calle. Y llegamos a la Plaza de España, vigilada desde las alturas por las dos torres que son su seña de identidad, la Torre de Madrid, y el Edificio España, en los últimos años caído en desgracia por dimes y diretes inmobiliarios. Pero vamos a conocer un poco más de estos colosos.

Edificio España. Foto realizada por EMCYMS
El Edificio España fue construido en 1.948 por la Compañía Inmobiliaria Metropolitana, de los Hermanos Otamendi, y en 1.953 terminó su edificación. En su interior coexistían un hotel, un centro comercial, apartamentos, viviendas y oficinas, todo esto hasta 2.005, en que fue desalojado, y en la actualidad se encuentra vacío y sin uso. En 2.014 fue vendido al multimillonario chino Wang Jianlin, propietario del Grupo Inmobiliario Wanda, y se prevee que en unos años se construya en su interior un centro comercial de lujo. La verdad, es desolador pasear a su lado y contemplar las puertas cerradas y ventanas tapiadas, tras haber visto este edificio en todo su esplendor con un movimiento inusitado de personas.

Monumento a Cervantes. Foto propiedad de viviendomadrid.com

La Torre de Madrid, de 142 metros de altura, también fue construida por los hermanos Otamendi entre 1.954 y 1.960. Fue equipada con doce ascensores del modelo más rápido de la época y que permitía recorrer tres metros y medio por segundo. Hasta la construcción en 1.982 de Torrespaña (el Pirulí), fue el edificio más alto de España. En su interior alberga un hotel, y viviendas en régimen de Comunidad de Propietarios.

Monumento a Cervantes. Foto realizada por EMCYMS
Sin duda, uno de los elementos más característicos de la Plaza de España, es el Monumento a Miguel de Cervantes, que está situado en el centro de la misma. Fue planeado por el arquitecto Rafael Martínez Zapatero y el escultor Lorenzo Coullaut Valera. Las obras comenzaron en 1.925, contando también con la colaboración del arquitecto Pedro Muguruza, que realizó algunas modificaciones respecto al proyecto inicial. Las obras terminaron en 1.929 y fue inaugurado el día 13 de octubre de ese año. El monumento cuenta con varias figuras, como una bola del mundo que lo corona  y simboliza la expansión del castellano por todo el planeta, una escultura de Isabel de Portugal, de Rinconete y Cortadillo, Dulcinea del Toboso, un indio, Perseo… Pero sin duda, las más importantes son la de Don Quijote, a lomos de Rocinante, de Sancho Panza, con su jumento, toda esta escena en la base del conjunto, y por supuesto, destaca entre todos ellos, un Miguel de Cervantes sentado y presidiendo, con aire tranquilo, su monumental homenaje. Todo esto se encuentra rodeado de fuentes, que dan al lugar un bellísimo aspecto.

Casa Gallardo. Foto propiedad de Carlos Delgado.
Si nos dirigimos hacia la calle Ferraz, justo en la esquina de esta calle con Plaza de España, está uno de los edificios de viviendas más bonitos de todo Madrid, la Casa Gallardo. De estilo modernista, fue proyectada en 1.911 por Federico Arias Rey, como remodelación del edificio que ocupaba el solar, y fue finalizada en 1.914. La fachada del edificio está ricamente decorada con elementos orgánicos que trepan por los distintos entrantes y salientes que forman los balcones, y contiene unas herraduras que le confieren al conjunto una belleza única.

Monumento a los caidos en el Cuartel de la Montaña. Foto propiedad de es.wikipedia.orc
Si cruzamos la calle Bailén, nos encontramos los comienzos del Parque del Oeste, y en una pequeña colina que lo inicia, llamada Montaña del Príncipe Pío, hay un monumento, bastante feo, por cierto, que nos recuerda que en ese lugar estuvo el desgraciadamente conocido Cuartel de la Montaña, famoso en la Guerra Civil Española por atrincherarse en su interior el General Fanjul con algunas tropas militares franquistas y varios falangistas, y su posterior desalojo y casi destrucción del edificio por parte del ejército republicano. Precisamente en ese lugar, se encuentra ahora, para mí, el monumento más bonito, mágico y con más encanto de Madrid, el Templo de Debod.

Templo de Debod. Foto propiedad de flashmadrid.com
Este templo, fue un regalo de Egipto a España en 1.968 en compensación por la ayuda española tras el llamamiento internacional realizado por la Unesco, para salvar los templos de Nubia, en peligro de desaparición debido a la construcción de la Presa de Assuan. Tiene una antigüedad de unos 2.200 años. La mayoría de los investigadores piensa que su construcción fue obra de Adikhalamani, interviniendo posteriormente Ptolomeo IV en él. Su traslado a España se hizo tras desmontarlo, y numerar bloque a bloque, todas y cada una de sus partes. La reconstrucción en Madrid, bajo la dirección de Martín Almagro, fue un verdadero rompecabezas, pues había piezas que habían perdido su numeración, y muchos fragmentos, no correspondían al plano que hicieron los arqueólogos egipcios. Los trabajos de ensamblaje de todo el conjunto duraron dos años. Su inauguración tuvo lugar el 18 de julio de 1.972.

Vistas desde el mirador del Templo de Debod. Foto propiedad de pasionpormadrid.blogspot.com
Esta zona del Parque del Oeste acaba en un mirador, donde podemos contemplar una de las vistas más bonitas del Palacio Real y la Catedral de la Almudena, que visitaremos en próximos post, pues desde aquí, nos vamos a ir caminando por una de las calles más exclusivas de la Capital, el Paseo del Pintor Rosales. A un lado de la vía, el Parque del Oeste, al otro, edificios señoriales de viviendas y oficinas de gran valor económico, pues se trata de una de las zonas de mayor poder adquisitivo. En nuestro paseo por el lado del Parque, nos topamos, a mitad de camino, con un bonito monumento. Estoy hablando del dedicado a la infanta doña Isabel de Borbón, hija de la reina Isabel II y conocida popularmente como “la Chata”. Por iniciativa del diario ABC se creó una suscripción pública para recaudar fondos, a la vez que se convocaba un concurso de proyectos para su construcción. Los ganadores fueron el arquitecto García Lomas y el escultor Zaragoza. El monumento, que vino a inmortalizar a la Chata en mármol blanco, fue inaugurado en 1955.

Vistas desde el Teleférico, a su paso por encima del río Manzanares. Foto realizada por EMCYMS

Y siguiendo nuestro camino, llegamos a nuestro lugar de destino. Pero es momentáneo, pues aquí se acaba nuestra caminata a pie, y comenzamos nuestro paseo aéreo, pues, sí, hemos llegado a la estación del Teleférico de Madrid, no muy conocido por algunos foráneos, pero es una pequeña excursión que merece la pena. Fue construido en 1.969 por la empresa suiza Von Roll. Comienza aquí en el Paseo de Rosales, y termina en la Casa de Campo. El teleférico es de sistema bicable. Dispone de 80 cabinas, cada una de ellas con capacidad para cinco personas, y recorre una distancia de 2.457 metros, alcanzando una altura máxima de 40 metros. En el final del trayecto, en la Casa de Campo, hay una cafetería, muy famosa en Madrid, la Cafetería Mirasierra, donde nos tomamos un refresco para descansar y celebrar la culminación de este precioso paseo que, deseo que hayáis disfrutado.


Vistas desde el Teleférico. Foto realizada por EMCYMS
Os cito para el próximo día 18 de Julio, donde os contaré en Algo Interesante, mis primeros pasos por San Petersburgo. Nos faltéis, y ya sabéis… ¡PASO LISTA!


Manolo G. Sanahuja

4 comentarios:

  1. Nadie como tu para enseñar Madrid!!! Que bonito post de nuestra preciosa Capital, me ha encantado y cuanto sabes acerca de ella, es fantástico...un bsazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Susanita. Antes de cada post, me documento bien para no cometer errores, y aún así, meto la pata algunas veces jajajajajajaja La próxima vez que vengáis, vamos al Teleférico. Les encantará a los niños

      Eliminar
    2. Pero Manolo si tu sabes de Madrid todo y mejor que muchos historiadores de los nuestros, no de pacotilla...BONITO MADRID ...nos encontremos donde estemos, siempre deseando volver.

      Eliminar
    3. Bienvenidos sereis siempre Tere.

      Eliminar