domingo, 1 de noviembre de 2015

Descubriendo la Iglesia parroquial de Santa Teresa y San José


Hola querid@s Cielisuelistas. Un día más nos encontramos aquí para descubrir algún rincón de este Madrid tan AUTÉNTICO que a todos nos apasiona. En este caso, os hablaré de una iglesia que siempre me había intrigado. Más bien, una cúpula, policromada, que cuando pasaba por delante de ella, me llamaba mucho la atención y que, erróneamente, yo pensaba que sería una iglesia ortodoxa o de otra religión, pero no; es un templo católico, y además, de interés cultural. Está situado en la Plaza de España, con vuelta a las calles Irún y Cadarso, y pertenece a la orden carmelita. Hoy os voy a descubrir la iglesia parroquial de Santa Teresa y San José.


Historia

Los carmelitas descalzos se asentaron por primera vez en Madrid en 1605, en el antiguo convento de San Hermenegildo, en la calle de Alcalá número 43, hoy iglesia de San José. Pero en 1836, fueron expulsados a causa de la desamortización de Mendibal, pero regresaron a Madrid en 1876, fecha en que pasaron a ocupar una capilla provisional en la calle Evaristo San Miguel, a escasos cien metros de donde se encuentra nuestra protagonista de hoy, lugar al que trasladaron tras la finalización de las obras de construcción en 1928. Tardó 12 años en terminarse, pues la primera piedra se colocó el día 28 de abril de 1916.



Entre los días 10 y 13 de mayo de 1931, pocas semanas después de haberse proclamado la Segunda República en España, hubo una ola de violencia anticlerical contra edificios e instituciones de la Iglesia Católica, conocida como “quema de conventos”. Los disturbios comenzaron en Madrid durante la inauguración del Círculo Monárquico de la calle de Alcalá y rápidamente se extendieron por otras ciudades del sur y el levante peninsular. Alrededor de cien edificios religiosos ardieron total o parcialmente aquellos días, se destruyeron objetos del patrimonio artístico y litúrgico, se profanaron algunos cementerios de conventos, y varias personas murieron y otras resultaron heridas. Estos altercados afectaron gravemente a “nuestro” templo, así como años después, durante la Guerra  Civil, cuando fue víctima de un incendio en el cual se destruyó gran parte de la edificación, por lo cual tuvo que ser totalmente restaurado al final de la contienda.


Fue declarado bien de interés cultural el 20 de diciembre de 1995 en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid, y adquirió la denominación de Templo Nacional de Santa Teresa de Jesús y Convento de los Padres Carmelitas Descalzos. En la actualidad, tanto el convento como la iglesia, siguen perteneciendo a esta orden, y albergan tanto la residencia de los religiosos, como una residencia de ancianos, y la iglesia cumple sus funciones de parroquia.


Este templo tiene aspecto de fortaleza medieval, y esto es debido a que su arquitecto, Jesús Carrasco Muñoz, se inspiró en “El Castillo Interior” o “las Moradas” de Santa Teresa de Jesús. El edificio tiene un estilo ecléctico, que alberga una simbiosis de muchas corrientes arquitectónicas medievales, con un guiño cercano al modernismo, muy habitual en la época en que se concibió. Además, lo escarpado del terreno, entrañaba una dificultad añadida por el gran desnivel existente entre la calle Ferraz y la calle de Cadarso, lo que significó que la iglesia, cuya entrada está por Ferraz, constituya, por su parte posterior, la cuarta planta por Cadarso.


Iglesia

Arquitectónicamente hablando, se trata de una iglesia con planta de cruz latina con tres naves: la central y dos laterales con tribunas. Tiene una cubierta plana sostenida por arcos de medio punto rebajados, con un crucero de gran altura con cúpula con linterna. A un lado, hay un óleo sobre lienzo, de grandes dimensiones, llamado “Apoteosis de Santa Teresa”, obra de Francisco Cossío (siglo XX), y en lado opuesto, está la “Apoteosis de la Orden”, obra de las mismas características y autoría que la anterior.


Quedé bastante impresionado por la luminosidad de la iglesia. Esto es debido a su gran altura y a las numerosas ventanas superiores cerradas con vidrieras de colores, realizadas por la reconocida Casa Maumejean, cuya fama a principios del siglo XX fue excepcional, como se demuestra en su aparición en la construcción de cerramientos acristalados en la mayor parte de los edificios que os he descubierto en mis artículos.



El exterior es bastante curioso porque más parece una fortaleza que una iglesia, pues el frontal de la fachada está almenado, en el que el cuerpo central es de mayor altura que los laterales, los cuales tienen forma ochavada simulando dos torres. En el cuerpo central se abren las puertas en arco de medio punto rebajados y, sobre ellos, la imagen de Santa Teresa.



Uno de los elementos característicos de este edificio es la cúpula, decorada con azulejos de varios colores entre los que predominan el amarillo y el azul, en una sintonía con la luz solar que recibe, que hace que su apariencia se convierta en un halo dorado semejante al brillo del precioso metal.



Pues esto es todo por hoy, querid@s Cielisuelistas. Espero que os haya gustado este curioso templo. Si pasáis por la Plaza de España, no os perdáis este precioso lugar, merece la pena, aunque quizás no os encontréis con “el Cristo sedente con botella de cocacola” que apareció en la foto de la capilla del Calvario. Y de paso os cito para el próximo 9 de noviembre donde os descubriré a Fran Beresaluze, del blog Barrios de Madrid. No os lo perdáis, y recordad… ¡PASO LISTA!
Manolo G. Sanahuja

5 comentarios:

  1. Uyyyyyyyyyyyy mira que he tenido que leer y releer por tres veces tu escrito (al final) sobre el Templo de Sta. Teresa, mi patrona andariega...y es que me descolocaba el *caminante sentado*con cocacola, jajjajaj. Mira que soy de visitar templos, museos e iglesias por supuesto ahí donde me encuentre....un fallo por mi parte no conocer ésta Iglesia, queda pendiente!! Me gusta!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que caminante sentado?? (sin ánimo de ser ofensivo) Es el cristo bajado, que tenia sed y se bebe su cocacola... jajajajajaja La iglesia es muy bonita.Una pena que todavía sea un mal fotógrafo y no he sabido captar toda su belleza.

      Eliminar
  2. Estupendo el artículo! Debo confesar que hasta ahora no me había tomado el tiempo suficiente para leer tu trabajo (no por desinterés), ya sabes que esto de investigar limita mucho los momentos de esparcimiento. Me ha encantado!! Por otra parte, genial lo del cristo bajado y su cocacola... jajajjajajjajaja!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Eduardo. Nada comparado con tus pedazos de artículos. Por cierto, mañana te escribiré un correo

      Eliminar