lunes, 22 de febrero de 2016

Descubriendo el Palacio de la Bolsa de Madrid


Palacio de la Bolsa de Madrid
Hola querid@s Cielisuelistas. Sacad las carteras porque os voy a llevar a invertir… vuestro tiempo… en leer el artículo de hoy y “descubrir” el Palacio de la Bolsa de Madrid. Esta bonita edificación neoclásica, se encuentra en la Plaza de Lealtad, detrás del Monolito a los Caídos, y flanqueado, a un lado, por el hotel Ritz, y a otro, por el Cuartel General de la Armada y el Museo Naval. Y para poneros en antecedentes, os voy a hacer una pequeña introducción de lo que ha sido el mercado bursátil en España desde su creación.

Parte superior del frontal de la entrada al Palacio
Historia de la Bolsa Española

En España, durante la edad media (siglo XVI) se construyeron las lonjas de contratación, lugares de encuentro de los comerciantes donde se realizaban los mercados del grano, la lana y la seda. Aún nos quedan algunos de estos edificios como la lonja de Palma de Mallorca, Zaragoza Valencia y Barcelona. Pero todo comenzó un siglo antes con los Juros Reales considerados como los primeros títulos valores. Estos eran emisiones de papel del estado que garantizaba una deuda o préstamo, normalmente solicitada por los reyes.

Puerta principal
En 1809 José Bonaparte decide crear en España la primera bolsa, en Madrid, y propuso como edificio, el convento e iglesia de San Felipe el Real en la Puerta del Sol, aunque nunca se llegó a realizar ninguna actividad allí, pues el mercado bursátil en España comienza definitivamente, el 10 de septiembre de 1831 con la publicación de la ley de creación de la Bolsa de Madrid, redactada por don Pedro Saiz de Andino, que es fundada por el rey Fernando VII. El 20 de octubre tiene lugar la primera sesión de contratación y son bancos, ferrocarriles y siderúrgicas las primeras empresas en cotizar.

Vestíbulo de entrada
Hasta 1854, no comienza a publicarse el boletín oficial de cotización. Luego ya en 1866 se establece el Banco de España, y dos años más tarde, en 1868, se crea la peseta. Años más tarde, en 1878, comienza la construcción del actual palacio de la Bolsa de Madrid, que es inaugurado el 7 de mayo de 1893, por la reina María Cristina.

Escalera
Durante la guerra civil de 1936 la Bolsa de Madrid tiene que cerrar sus puertas, que se abren de nuevo a la negociación el 5 de marzo de 1940. Tras varios años de vaivenes, en 1975, la bolsa sufre una fuerte sacudida debido a factores económicos y políticos importantes, como la muerte del General Franco, la gradual transición democrática y la crisis del petróleo. Ya en 1978, la aprobación de la Constitución Española y las mejoras técnicas aplicadas al mercado contribuyen al incremento de la inversión extranjera.

Salón de los Pasos Perdidos
En 1988 se publica la nueva ley del mercado de valores que transforma definitivamente la bolsa española, y así, en 1989, comienza a funcionar el nuevo mercado continuo para acciones CATS (Toronto Computer Assisted Trading System), que empieza negociando con siete grandes valores y finaliza el año con 51. Se establecen asimismo algunas instituciones, como la CNMV (Comisión Nacional del Mercado de Valores) como órgano supervisor de los mercados, la Sociedad de Bolsas, encargada de la gestión técnica del sistema electrónico de contratación, y los agentes de cambio y bolsa son sustituidos por las sociedades y agencias de valores y bolsa. Los órganos de gobierno de las bolsas cambian, las cuentas sindicales son sustituidas por unas sociedades anónimas denominadas sociedades rectoras.

Caduceo
En 1991, se crea MEFF Holding como un mercado de derivados de renta variable y renta fija, y se pone en marcha el sistema electrónico de contratación de renta fija. Se crea también la figura del Protector del Inversor de la Bolsa de Madrid. En 1992 se ponen funcionamiento el SCLV, el nuevo servicio de liquidación y compensación que inicia un nuevo sistema de liquidación por anotaciones en cuenta, con lo que todas las emisiones de renta fija pasan a contratarse en el sistema electrónico en 1993 dejando el tradicional parqué. En 1995 se sustituye el sistema de contratación de acciones CATS, por el moderno SIBE.

Detalle de la esquina
En 1996 la economía española responde positivamente en el cumplimiento de los criterios de convergencia europeos. En 2001 nace Bolsas y Mercados Españoles, sociedad que integra los mercados secundarios y los sistemas de registro, compensación y liquidación de valores. Su tamaño le permitirá jugar un papel decisivo en la configuración del mapa bursátil europeo. A partir del 1 de enero de 2002 empieza la circulación de monedas y billetes de euro de los 12 estados miembros de la UEE. Desde el 1 de enero de 1999, en los mercados de valores españoles ya se negociaba exclusivamente en euros.

Disparos producidos en la Guerra Civil
En 2003, con el fin de reforzar la transferencia de las sociedades cotizadas se aprueba, en julio, la ley de transparencia, que establece nuevos registros de información y la obligación de dotarse de un conjunto de mecanismos en materia de gobierno corporativo. Es entonces cuando la Bolsa de Madrid culmina el proceso de consolidación de su estructura societaria mediante una ampliación de capital que le permite ostentar la totalidad del capital de las sociedades filiales que componen el grupo: las Bolsas de Madrid, Barcelona, Bilbao y Valencia, así como MEEF, AIAF, SENAF y BME Consulting.

Salón de Fumadores
En 2004 la bolsa española se convierte en líder europeo en contratación. Los nuevos flujos de inversión canalizados por la bolsa española ascendieron a 39.500 millones de dólares situándose en segundo lugar del ranking mundial, solamente por detrás de la bolsa de Nueva York.

Techo del Salón de Fumadores
En 2006 se crea el mercado alternativo bursátil (MAB). A finales de mayo se puso en marcha el mercado alternativo bursátil mercado promovido por Bolsa de Madrid para dar respuesta a valores que requieren un tratamiento singularizado con empresas de reducida capitalización, SICAVS, entidades de capital de riesgo, y Hedge Funds. También en 2006 sale a Bolsa BME. En 2007 se reforma la Ley del Mercado de Valores.

Pintura del techodel Salón de Fumadores
En 2009 se establece la contratación de valores con dos decimales, lo que supone un fortalecimiento de la liquidez. Es también en este año cuando desaparecen en el mercado de valores de renta variable los “corros de viva voz”, dando paso definitivamente al “corro electrónico”. En 2011, la Bolsa de Madrid cumple 180 años. Y ya en 2014, se produce el record histórico de operaciones en la Bolsa de Madrid.

Mesa del Síndico Presidente en la Sala de Cotizar
Historia del Palacio de la Bolsa

Desde su creación en 1831, el mercado bursátil recorrió diversos lugares céntricos de la capital. La primera sede de la Bolsa de Madrid estuvo en la Plazuela del Ángel, esquina a la calle Carretas. Más tarde, en 1832, se traslada a la Casa de Filipinas, también cerca de la calle Carretas. En 1841 pasa al Claustro del Convento de San Martín y en 1846 al Monasterio de las Monjas Bernardas, en la calle de Alcalá. Sólo un año más tarde hay un nuevo traslado al Convento de los Basilios, en la calle Desengaño. En 1875 se emplazó en el edificio de la Aduana Vieja, en lo que se denominó la Plaza de la Bolsa. 

Techo de la sala de Cotizar
En 1878 se comienza a construir el actual Palacio de la Bolsa. El Estado cede un terreno en el Campo de la Lealtad, que tiene forma de piano invertido. La financiación de la construcción del Palacio pasa por recaudar las 200.000 primeras pesetas por la cuota de entrada al edificio de la calle de la Bolsa hasta la emisión de obligaciones, que realiza en dos tramos, primero haciendo una emisión de bonos por valor de 1.300.000 pts., que era el coste inicial de la construcción, y se llegó hasta los 3.000.000 pts., que fue el gasto definitivo.

Reloj en la Sala de Cotizar
La construcción del Palacio corrió a cargo del arquitecto D. Enrique Mª de Repullés y Vargas, que ganó el concurso de adjudicación con el lema “Sin Paz no es posible el Comercio”. El arquitecto, era hijo de un agente de cambio y bolsa y, por lo tanto, conocedor de la atmósfera de estrés y nerviosismo que se respiraba en los parqués, así como las necesidades para acoger la actividad bursátil. Es por lo que, además de darle una forma basilical a la nave principal de contratación, ya que pretendía que al edificio se le considerara como el “templo de la economía”, quiso dotarle de una amplia entrada de luz natural, fijando una amplia superficie del techo con vidrio. Al ser el vidrio muy pesado, se pensó que las guías de madera que solían utilizarse como sujeción, no eran apropiadas y, tomando como ejemplo la “Torre Eiffel” de París, se cambió la madera por el hierro. Su construcción finalizó en 1893, y como he comentado anteriormente, el 7 de mayo, fue inaugurado por la Reina Regente Mª Cristina.

Máquina de Registro
El Palacio de la Bolsa de Madrid

En primer lugar, tengo que decir que el Palacio de la Bolsa de Madrid, se dedica únicamente a temas de marketing, prensa y comunicación, puesto que los temas bursátiles se realizan en su totalidad en el Edificio BME de Las Rozas (Madrid).

Galería de los Fisgones
Cuando subimos la escalera al primer piso, la primera sala que nos encontramos es el Salón de Pasos Perdidos, llamado así porque antiguamente había una alfombra muy gruesa, y como no se oían los pasos, se decía que se perdían. Era utilizado para reuniones informales y para negociar, lejos del estrés de la sala principal de negociaciones que era el Parqué. Contiene mucha simbología, como en la cenefa que rodea al techo, donde está simbolizada la peseta en tres modalidades, oro, plata y cobre. También hay símbolos masónicos, como son la escuadra y el compás, que representan la rectitud y la creatividad, respectivamente, y ramas de roble, que representa la dureza, y de olivo, que simboliza la claridad y transparencia, que se necesitan en un mercado, como es la Bolsa, y también hay estrellas de David en las ventanas, por la tradición comercial judía. Pero sin duda el símbolo que más destaca es el “Caduceo”, procedente de la mitología griega. El Caduceo, se compone de tres partes principales: dos serpientes que se miran fijamente, que serían la oferta y la demanda, a su vez que simbolizan la prudencia; una vara que las separa a modo de árbitro para ponerlas de acuerdo, función desarrollada por la Bolsa; así como dos alas en su parte superior, que expresan la rapidez en la toma de decisiones a la hora de comprar o vender.

Parqué desde la Galería de los Fisgones
Un dato importante, como ya he comentado anteriormente, es que el Palacio de la Bolsa estuvo cerrado durante la Guerra Civil Española, y se volvió a abrir en 1940. En su reapertura se comprobó que estaba en perfecto estado, pero tras una inspección más exhaustiva, se descubrieron cinco impactos de bala, del calibre 22, en una ventana de esta sala. No se sabe por qué aparecen aquí, pero se supone que debió suceder en alguna escaramuza.

Títulos y acciones, a lo largo de la historia
Desde el Salón de Pasos Perdidos, pasamos al Salón de Fumadores, presidido, a un lado, por un retrato de Alfonso XIII y, al otro, había también uno de Alfonso XIII en traje de gala con uniforme blanco, que fue sustituido, por uno de Juan Carlos I. Lo principal de esta sala es el lienzo de Luis Taverner, que junto con el escultor Francisco Molinelli, se encargó de decorar y ornamentar todo el Palacio. En este techo se representa al Dios Mercurio, vestido de pastor.

Reloj en el Parqué
Pasamos después a uno de los salones más importantes del Palacio, el Salón de Cotizar, donde se subía a redactar el Acta Final que es lo que se daba a los medios de comunicación, puesto que como había poco tiempo (10 minutos) para comprar y vender, y sólo se disponía de papel y lápiz para anotar los resultados, había muchas equivocaciones, entonces se subía aquí a corregirlas, y si había debates y disputas por los errores, aquí estaban para mediar los Vocales de la Junta Sindical, y el Síndico Presidente, que era la máxima personalidad de la Bolsa, es decir, lo que él decía, era lo que se hacía. Era elegido por los Vocales de la Junta Sindical.

Otra vistadel Parqué desde la Galería de los Fisgones
Toda la pared de esta sala está cubierta por los retratos de los sucesivos Síndicos Presidentes, excepto los dos últimos, que son de los Presidentes de la Bolsa de Madrid, puesto que en 1989 se produce la reforma del Mercado de Valores, con la que los acuerdos, ya son informáticos y, por lo tanto, ya no hay errores, por lo que esta sala deja de tener uso, y el cargo de Síndico Presidente queda obsoleto. En el fondo de la sala, justo detrás del asiento del Sindico Presidente, aparece un retrato de Felipe VI, que sustituyó a uno de Juan Carlos I (el que está en el Salón de Fumadores), tras la abdicación de este. El retrato de Felipe VI, da mucho juego, pues es tal su calidad y realismo, que no se sabe bien si es pintado o fotografía. Candela, nuestra guía, es de la opinión que se trata de una fotografía, pero yo discrepo de ella, hay rasgos que me dicen que es una pintura.

Detalle del techo del Parqué
El mobiliario es todo original de 1893, aunque lógicamente algo restaurado, y como dato curioso, destacar que, en las mesas, hay ceniceros, pues casi todo el mundo fumaba. En la mesa del Síndico Presidente hay una escribanía de plata.

Vista general del  techo del Parqué
En el techo hay un fresco de Luis Taverner, que representa la importancia del comercio y la Bolsa en el mundo, y muestra al dios Mercurio, con forma femenina, con un caduceo en la mano, y una representación de los cinco continentes, unidos por postes telegráficos, pues este era el medio de comunicación más utilizado en 1893.

Columna de relojes en el Parqué
Y llegamos a la Galería de los Fisgones, llamada así porque al entrar en ella, todo el mundo mira hacia abajo, donde está el Parqué, pues antiguamente no estaban las ventanas. El Parqué, que es la zona donde se hacían las transacciones a viva voz, estaba rodeado por una barandilla, con un espacio más amplio del que ocupa en la actualidad. La madera del suelo, proveniente de las colonias españolas, es la misma que estaba en 1893. Dentro de la zona vallada, hay unas mesas redondas denominadas “corros”, que es donde se realizaban las actuaciones de comercio, y se hacían por turnos de 10 minutos en cada sector, avisados por el toque de campana. Como las transacciones se hacían deprisa, había muchos errores, que se solucionaban en la Sala de Cotización.

Corros
También dentro de esta zona, hay una columna de mármol rosa, que es una réplica de la que hay en la Bolsa de Ámsterdam. Tiene tres relojes, y un barómetro, para medir la presión. Este barómetro, una vez en su limpieza, se le cayó al técnico y dejó de funcionar, y quedó marcando “variable”, por lo que no se volvió a reparar, como símbolo de prosperidad en la Bolsa.

Escudos de Filipinas y Cuba como provincias españolas
Toda la Sala del Parqué, está rodeada de columnas de mármol rosa, y encima de cada una, hay un caduceo, y encima de estos, está el escudo de cada uno de los países con los que la Bolsa Española tenía relaciones comerciales. En lo más alto de la sala, pegados al techo, están representadas las provincias españolas más desarrolladas económicamente, incluidas las entonces colonias españolas Cuba y Filipinas, que están situadas junto a Canarias, como provincias de ultramar.

Murales de datos del mercado bursátil madrileño
Y esto es todo querid@s Cielisuelistas. Yo creo que hemos “invertido” muy bien este tiempo en la visita al Palacio de la Bolsa de Madrid, donde hemos obtenido magníficos “beneficios” culturales e históricos, con una “alta rentabilidad” informativa que nos deparará unos óptimos “dividendos” intelectuales y lúdicos. Quiero agradecer al gabinete de prensa y comunicación de BME, en particular a María Carmen Pérez, con quien estuve en contacto, y a Candela y a Diego, que me atendieron en la visita y me dieron todas las facilidades para realizar este reportaje. Sólo me queda citaros para el próximo 29 de febrero en que os “descubriré” el Palacio de Linares, la actual Casa de América. No faltéis, os espero, y no olvidéis… ¡PASO LISTA!

Manolo G. Sanahuja

Fuentes: 
Texto:    + Página web de la Bolsa de Madrid (http://www.bolsademadrid.es)
              + Visita guiada al Palacio de la Bolsa de Madrid


Fotos y vídeo: + Manolo G. Sanahuja


No hay comentarios:

Publicar un comentario