lunes, 4 de abril de 2016

Descubriendo el Palacio de Cibeles




Hola querid@s Cielisuelistas. Hoy voy a intentar que conozcáis Madrid desde su interior, desde su corazón y su cerebro, pues os voy a “descubrir” el Palacio de Cibeles, antiguo Palacio de Telecomunicaciones o “Correos”, como ha sido y será siempre reconocido por los madrileños, y que actualmente alberga en su seno el Ayuntamiento de Madrid.


Historia

1904 fue el año elegido para la construcción de una nueva sede de correos y telecomunicaciones, en la entonces denominada plaza de Castelar, lugar donde se encontraba la fuente de la diosa Cibeles, en unos terrenos que anteriormente habían pertenecido a los Jardines del Buen Retiro. Para ello, el Estado convocó el 20 de julio de ese año, un concurso nacional para la edificación de la central de tan importante institución.


Los ganadores fueron los arquitectos, recién licenciados en la Escuela de Arquitectura de Madrid sólo 4 años antes, Antonio Palacios Ramilo y Joaquín Otamendi Machimbarrena. Las obras dieron comienzo a finales de 1907, y duraron 12 años. Y así, el 14 de marzo de 1919, se inauguró oficialmente una majestuosa mole de 12.207 m2 construidos en piedra, hierro y cristal, en lo que fue un elemento distintivo del progreso y modernización en que se hallaba la capital por aquellos años. Era tal su envergadura y monumentalidad, que fue conocido entonces como la Catedral de las Comunicaciones.


El edificio une, a su gran belleza de estilo clásico, la racionalidad y el funcionalismo característico de sus dos creadores, elemento fundamental en el devenir de la arquitectura empresarial madrileña del siglo XX. La construcción se compone de dos edificios de color blanco, con una imponente fachada de tintes neoplaterescos, con motivos decorativos realizados por el escultor romántico Ángel García Díaz, asiduo colaborador de Antonio Palacios.


En su historia ha tenido algunas evoluciones arquitectónicas en el exterior, como la ampliación en dos pisos hacia la calle y pasaje de Montalbán. Se llevaron a cabo modificaciones en ambos edificios en la década de 1960, dirigidas por Alejandro de la Sota, y trabajos de reparación y reformas realizadas entre 1980 y 1992 por Antonio de Sala-Navarro y Reverter. El edificio es declarado Bien de Interés Cultural con categoría de Monumento en 1993.


En 2003, el declive del uso del correo postal frente a las nuevas tecnologías, fue poco a poco disminuyendo las funciones de ambos edificios, y como consecuencia fueron perdiendo protagonismo, por lo que, tras cien años como centro neurálgico de un potente y eficaz sistema de comunicación epistolar que cubría toda España, es incorporado al patrimonio municipal, mediante un protocolo de colaboración con el entonces Ministerio de Hacienda, gracias al cual se inicia un proceso de transformación para convertirlo en sede del Ayuntamiento y en un nuevo centro cultural abierto al ciudadano del siglo XXI, CentroCentro. Con ello ahora tenemos un espacio innovador en el que se integran funciones administrativas, institucionales y culturales, y que se inscribe, a su vez, dentro del Paseo del Arte, en el gran eje cultural Recoletos-Prado.


Las obras fueron acometidas en dos fases por el Área de Gobierno de Hacienda y Administración Pública. La primera fase de intervención se llevó a cabo entre 2005 y 2007, y transformó las dependencias administrativas de Alcaldía y Vicealcaldía, para ubicar aproximadamente 500 funcionarios en el ala este del edificio. Se realizó una rehabilitación de 25.475 m2, dirigida por arquitectos municipales de la Dirección General de Patrimonio, que recuperó algunos de los espacios institucionales más representativos del inmueble, como la escalera de honor, el salón de actos, la sala de vidrieras o el salón institucional.


Para la segunda fase, en la parte del cuerpo frontal del edificio, el que se abre a la plaza de Cibeles, se convocó un concurso internacional de ideas de arquitectura en 2004, con la colaboración del Colegio de Arquitectos de Madrid. El equipo Arquimática, con la propuesta “El corazón de la ciudad”, ganó el concurso, resultando adjudicataria de las obras Cibeles UTE Dragados FCC.


Seis años de trabajos, llevados a cabo por el equipo de Francisco Rodríguez Partearroyo y sus asociados, fueron necesarios para transformar las vetustas dependencias de Correos, en casi 30.000 m2 de espacios interiores, donde se integran las sedes de Alcaldía y Vicealcaldía, el Salón de Plenos y la Cultura, en un espacio abierto a la ciudad y a los ciudadanos. Como resumen de las reformas realizadas, se pueden destacar claramente los siguientes espacios fundamentales:


1.- El cuerpo principal, antiguo Patio de Operaciones en el que se alojaban los servicios de correos, telégrafos y teléfonos. Continúa siendo el alma del Palacio, por su funcionalidad y dinamismo, al convertirse en un gran foro de encuentro de la ciudad y punto de información cultural. Se recuperaron sus valores esenciales espaciales y lumínicos, devolviendo la luz y la diafanidad originales con la que fueron ideados. Para ello, se restauraron los acristalamientos superiores, se liberó la linterna principal y se realizó una nueva cubierta acristalada para la girola. Asimismo, se restauraron, desde los chapados y la molduración de la escayola, hasta las vidrieras. También se repusieron elementos, reproduciéndolos según el diseño original, como con las piezas de pavés de vidrio de los pavimentos existentes, los azulejos de las escaleras de los torreones, o las vidrieras emplomadas de los encamonados. De igual forma, las barandillas, mostradores o luminarias se repararon y reinstalaron, adecuando todo a las necesidades del nuevo uso y normativa.


2.- En la gran torre, de 70 m de altura, se eliminaron las entreplantas y escaleras añadidas y se introdujeron dos escaleras y un ascensor, poniendo de manifiesto una construcción y un sistema de apoyo novedosos, que destacan su espacialidad interior. Además, se ha convertido en uno de los lugares más visitados, pues se hizo en parte accesible al público, y se incluyó un mirador desde el que poder observar desde lo alto el trasiego alocado de la vida en la ciudad, además de un restaurante llamado Palacio Cibeles, y una terraza y bar de copas (Terraza Cibeles), desde la que contemplar el pulso de Madrid desde las alturas mientras se degusta una copa al son de la música del momento, todos ellos, restaurante y terraza, regentados por el prestigioso y conocido gastronómicamente Grupo Adolfo.


3.- La sala de Batalla, el área funcional de lo que fue Correos, se convirtió en Salón de Plenos, recuperando la escala original y su monumental arquitectura, seccionada durante años por un entramado metálico que dividía su altura en dos. Asimismo, se recuperaron sus valores lumínicos originales, mediante una nueva superficie de vidrio que permite la entrada regulada de luz, acorde con su nuevo uso.


4.- La Galería de Cristal, es un nuevo lugar de encuentro, reunión y celebración, un espacio multifuncional al servicio de la ciudad que nació de la cubrición del que fuera el patio trasero del Palacio, antes ocupado por vehículos de reparto de correo. Se trata de un espacio de 2.800 m2 cubiertos por una sofisticada bóveda acristalada de forma orgánica, de 30 metros de altura y que soporta un peso de 500 toneladas. Está construida con casi 2.000 cristales triangulares, todos diferentes entre sí, formados por 2.966 barras y 1.034 nudos unidos uno a uno. Este espacio suele utilizarse para diversos actos publicitarios, exposiciones y convenciones.


5.- El Auditorio, un espacio especialmente acondicionado para la música de cámara, de excelentes condiciones acústicas, construido bajo la Galería de Cristal. Tiene un aforo para 296 personas, y una sonoridad fantástica que le permiten alcanzar el índice ideal de reverberación. Aquí debajo también se encuentran los espacios subsidiarios de servicio del palacio (almacenes, talleres, archivos, vestuarios) y una de las dos grandes áreas de instalaciones generales que, junto a la situada en bajo cubierta, forman un esquema de distribución vertical, lo que ha permitido liberar techos y paramentos, evitando el ocultamiento de la estructura.


CentroCentro

CentroCentro, es un lugar de encuentro dinámico y participativo, donde los protagonistas absolutos son la ciudad y los ciudadanos. Es un escenario cultural para la experimentación creativa y las actividades participativas, que se plantean en una programación propia dirigida a todos los públicos, en diferentes exposiciones, conferencias, conciertos, talleres, seminarios...


El día que yo realicé la visita a CentroCentro, era el último para poder admirar la siempre difícilmente entendible magistralidad del pintor ruso KANDINSKY del que, hablando con sinceridad, no me encuentro entre sus admiradores, y por tanto no entré a visitarla, lo siento. Sí que estuve admirando otras exhibiciones, como ALIADAS, una exposición de la ONG Alianza por la Solidaridad, compuesta por 60 obras de arte –ilustraciones, collage, fotografías y diseños gráficos–, donadas por 59 artistas españoles e internacionales, en torno al tema de los derechos de las mujeres en el mundo. Se inauguraba ese mismo día 10 de marzo y durará hasta el próximo 4 de septiembre de 2016.


También el día 10 se inauguraba FEMINIS-ARTE, muestra colectiva internacional de arte desde la perspectiva de género, y comisariada por Margarita Aizpuru. Esta exposición celebra su IV edición en CentroCentro, y en ella se puede contemplar vídeo, pintura, escultura, instalaciones, fotografía y perfomance.  Terminará el 15 de mayo de 2016.


Sin duda lo más llamativo de CentroCentro es la gran instalación en el hall central, de la artista danesa María Zahle, llamada UPUPUPUP, que consta de cuatro grandes piezas de tela de entre 9 y 16 metros de longitud, cosidas a mano e inspiradas en la decoración del edificio, que inundan de luminosidad el espacio a través de colores casi irreales. Estarán decorando el antiguo Patio de Operaciones hasta el 5 de junio de 2016.


Me gustó mucho el gran mural del dúo de ilustradoras CACHETE JACK llamado “La ciudad en viñetas”, que representa su particular y colorida interpretación de Madrid. Nuria Bellver y Raquel Fanjul son esta pareja de ilustradoras, cuyo trabajo está lleno de colores, energía, humor e ironía. Su trabajo hecho a mano, fresco y muy personal, combina la realidad con un punto de vista muy particular con el que crean situaciones cercanas al espectador. Estarán en Cibeles hasta el 5 de junio de 2016.


En el espacio expositivo de CentroCentro, La casita azul, dedicado en exclusiva a la arquitectura, se presenta ATLAS ENTROPÍA#MADRID, una muestra que recoge el rastro del desgaste y el paso del tiempo en un conjunto de edificios emblemáticos de Madrid, y la forma en la que, a lo largo de los años, se generan situaciones complejas dado su uso real y continuado.  Permanecerá aquí hasta el 15 de mayo de 2016.


Cabe destacar la exposición LANZADERA, comisariada por Iñaki Domingo, que tiene como objetivo dar visibilidad y difusión al trabajo de una nueva generación de fotógrafos españoles. Desde la pasada temporada ha dado la oportunidad a cinco creadores de realizar su primera exposición individual en una institución pública. David Hornillos, Alejandro Marote, Lucía Gómez Meca y Jesús Monterde son prueba, junto a Rut Panusé, (la actualmente expuesta) del gran momento de salud creativa que atraviesa nuestro país y de la amplia variedad de prácticas fotográficas imperantes en el siglo XXI. Durará hasta el 8 de mayo de 2016.


Sin duda, una de las cosas más atrayentes para mí fue el proyecto de producción TRASHLATION del colectivo Basurama en colaboración con el programa ARTEX de la Agencia Española de Cooperación Internacional y Desarrollo (AECID), que reflexiona en torno al consumo-identidad y el desecho. En la exposición se puede ver una selección de fotografías, con las que se realiza una visualización a nivel mundial de la basura que cada uno de nosotros produce independientemente del estrato social, país de origen o edad. Desgraciadamente finalizó el 27 de marzo de 2016.


En la cuarta planta la exposición FIEBRE FOTOBOOK busca acercar el libro de artista fotográfico y su producción al gran público. La muestra está compuesta a su vez por tres aproximaciones a la edición fotográfica. Una selección de 200 proyectos autoeditados que suponen una nueva manera de entender las prácticas editoriales, muchos de ellos resultado de estrategias colectivas y colaborativas. Está comisariado por Juan Pablo Huércanos, y estará en CentroCentro hasta el 17 de abril de 2016.


Bueno, querid@s Cielisuelistas, hasta aquí un pequeño recorrido por el corazón y el alma de Madrid, su Ayuntamiento y el edificio donde está ubicado. Es un lugar que atesora una magia inesperada y que atrae incluso al más escéptico. No dejéis de visitarlo. Quiero dar las gracias al Departamento de Comunicación del Ayuntamiento de Madrid por todas las facilidades y permisos necesarios para realizar este reportaje, y por hacerme accesible toda la información que aquí os he relatado. También quiero agradecer a Teresa Pascual, de Restaurante y Terraza Cibeles, por concederme la autorización para acceder y fotografiar estas dependencias de carácter privado y pertenecientes al gastronómico Grupo Adolfo.



Ya sólo me queda citaros para el próximo 11 de abril donde os “descubriré” (y asombraré) con una visita el Teatro Real y todos sus rincones, entresijos y recovecos. Os espero, no faltéis, y recordad… ¡PASO LISTA!
Manolo G. Sanahuja
Fuentes: 
Texto:    + Manolo G. Sanahuja (MadridEMCYMS) 
              + Información facilitada por Dpto. Comunicación de Ayuntamiento de Madrid

Fotos y vídeo: + Fotos y video Manolo G. Sanahuja (MadridEMCYMS)

No hay comentarios:

Publicar un comentario